En tus redes sociales
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    195
    Shares


 

16:49:09

 

Se considera que el primer libro impreso es “Sutra del diamante”. El original fue escrito en sánscrito por un monje erudito indio cuyo nombre fue Kumarajiva, y alrededor del año 400 fue traducido al chino. Pero fue el chino Wang Jie, el 11 de mayo del año 868, quien autorizó la impresión y distribución del libro. La palabra “sutra” o “sutta” proviene del sánscrito y su significado sería “hilo, aforismo”. La mayoría de los sutras son discursos propios de los Budas dirigidos, principalmente, a sus discípulos más próximos. Lo emplean tanto los chinos como los hindúes. El “Sutra del diamante” transmite las enseñanzas sobre la práctica del desapego o abstención del apego mental. El nombre original del libro, en sánscrito, es: “Vajracchedika-prajñaparamita-sutra”.

 

 

para-los-escritores-qué-es-ser-escritor

 

 

 

La necesidad

 

En la especie humana existe una necesidad muy particular, de entre tantas que nos atraviesan, que es la de transmitir. Queremos transmitir, para quienes nos sucedan, lo que nuestros sentidos han experimentado, y podemos hacerlo de manera lisa y llana o creamos recursos, técnicas y estilos para personalizar, desde la estética, las ideas o emociones que recorren nuestras fibras más íntimas del ser. Somos, en esencia, seres humanos comunicativos.

 

El libro nace porque hubo una necesidad de transmisión, de comunicación, de dar a conocer, de compartir el conocimiento, pero esa necesidad no existiría si no existió un escritor, en consecuencia, ese escritor estuvo atravesado por su necesidad. La necesidad es indispensable para un estado de vida saludable, y la presencia de una necesidad es una sensación de carencia con el deseo de satisfacerla. Otro tema serían las necesidades económicas, de las cuales no es mi intención referir.

 

 

trabajo-de-ilustracion-del-artista-David-Ouro

ilustración del artista de Madrid, David Ouro; clic en la imagen para ver su portafolio.

 

 

La necesidad del escritor

 

Fue Wang Jie quien fue más allá de la necesidad de transmisión del conocimiento, él fue quien dio el siguiente paso: compartir. Debes recordar que el conocimiento, por varios siglos, estuvo limitado a un grupo selecto de religiosos, gobernantes y personas influyentes en la vida social, y fueron ellos quienes vedaron la posibilidad de la lectura al pueblo, ni mencionar la enseñanza de la lectoescritura: docendo discimus.

 

El escritor y su necesidad:

 

  • De transmisión: difundir un mensaje.
  • De comunicación: informar sobre el conocimiento.
  • De dar a conocer: que el otro descubra el conocimiento.
  • De compartir: lo cual implica un acto de amor hacia el otro.

 

Cabe oportuno aclarar que la necesidad es una consecuencia del deseo. Y en el escritor, la necesidad, nace como una chispa en su interior después de lo que ha percibido del ambiente que lo rodea, y sus 5 sentidos (y más) están al servicio de saciar su carencia. Su urgencia es satisfacer esa sensación.

 

 

Una anécdota personal

 

Comencé a escribir en el año 1988, por necesidad personal, a mis 23 años. En mi provincia natal, Tucumán, no existe aún, escuela o estudios universitarios para tal fin; pero tampoco realicé la búsqueda para realizar dichos estudios. He sido, y soy, autodidacta. Atrás quedaron mis 7 años consecutivos de lectura en las bibliotecas de mi provincia. Asistía de lunes a sábados, para saciar mi creciente necesidad, entre 4 y 5 horas diarias. Filosofía, psicología, sociología, lógica, matemática, manifiestos y toda clase de novela, relato o drama de escritores clásicos, modernos y contemporáneos. En ningún momento de mi vida sentí la necesidad de recibir un papel que acreditara mi condición de escritor.

 

Cuando cambié de residencia: de Argentina a México, debía acreditar mi condición de escritor. Sin papeles que avalaran mi situación recuerdo que manifesté, por escrito, ante la autoridad correspondiente, los fundamentos por los cuales soy escritor, además de presentar constancia de 4 libros (1 en papel y 3 ebooks) elaborados hasta esa fecha: octubre 2012. ¿Existe la casualidad? Unos dirán que sí y otros que no, pero lo cierto es que la reconocida revista de cultura “Ñ”, de Clarín, versión online, en Argentina, publicó con fecha 10-10-2012 un artículo cuyo título es: “Ser escritor, el oficio de lo incierto”, de Silvana Boschi. El día 16-10-2012 presenté mi fundamento, por escrito, y adjunté dicho artículo. Con ello aceptaron mi condición de escritor y autorizaron que pudiera desempeñarme como tal, además de recibir mi F3 o residente temporal. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Soy poeta-traductor: Joseph Brodsky

 

 

escritor-ruso-Joseph-BrodskyEn 1940 nace, en Rusia (ex URSS), Joseph Brodsky. Su formación como poeta y escritor fue la calle. A los 15 años comenzó a trabajar, y con los años llegó a vivir en la indigencia, y por aquellos tiempos, los indigentes eran encarcelados. Lo sometieron a juicio. ¿De qué lo acusaron?, de parasitismo social: 1964, 24 años de edad. Condenado a 5 años de trabajos forzados, pero de los que cumplió solo 1 gracias a la intervención de un reconocido intelectual: Jean-Paul Sartre. Aquél juicio se transformó en una causa para los intelectuales occidentales (no olviden el contexto político: guerra fría con USA), y es muy conocida una parte del interrogatorio en dicho juicio, documentado en el libro “La tumba de Lenin, los últimos días del imperio soviético”, de David Remnick (periodista, corresponsal en Moscú del Washington Post desde 1988 a 1992), ISBN-13: 9788499920146, premio Pulitzer, cuyo fragmento es el siguiente:

 

“Durante el juicio en Leningrado, Brodsky se enfrentó con el alma del régimen, con su singular lenguaje.

JUEZ: ¿Profesión?

BRODSKY: Traductor y poeta.

JUEZ: ¿Quién lo reconoció a usted como poeta? ¿Quién lo ha clasificado en la categoría de poeta?

BRODSKY: Nadie. ¿Quién me clasificó en la categoría de ser humano?

JUEZ: ¿Estudió para ello?

BRODSKY: ¿Cómo?

JUEZ: Para ser poeta. ¿No intentó usted cursar estudios en la universidad donde uno se prepara para la vida, donde uno aprende?

BRODSKY: No creí que fuera un asunto de educación.

JUEZ: ¿Cómo es eso?

BRODSKY: Pensé que era algo que venía de Dios”.

 

En 1972 se exilió en Estados Unidos y allí siguió escribiendo, pero en inglés. Incluso dio clases como profesor de literatura en las Universidades de Michigan y Massachussets. En 1987 le otorgaron el Premio Nobel de Literatura.

 

el-guerrero-teatro-ebook-amazon

 

 

Soy escritor indie

 

El escritor indie o independiente entra en escena gracias a los adelantos tecnológicos, sin ellos, aún no podríamos publicar nuestros trabajos. Y estaríamos fuera del círculo privilegiado de la lectura. La autopublicación fue y es una herramienta basal para escuchar la voz de diversos escritores a través de sus ebooks o libros en papel.

 

Consulté, recientemente, a algunos colegas escritores y escritoras, sobre qué es para ellos ser escritor. Y me respondieron:

 

“He sido lectora toda la vida y he disfrutado internándome en mundos creados por otros. Quisiera que mis lectores tuvieran la misma experiencia que yo disfruté, por lo tanto ser escritora significa para mí tener la oportunidad de comunicar las historias que imagino. Cada vez que me pongo delante de la pantalla y escribo una nueva novela lo hago pensando en la receptividad que tendrá en mis lectores”. (visita su blog).

 

  • Alberto Bellido García – twitter

“Ser escritor es ser capaz de crear mundos e historias imaginarias o cercanas a la realidad, con personajes singulares, a partir de la nada y que servirán para entretener al lector y hacer que sea capaz de olvidar, durante el rato que está con los libros, sus preocupaciones cotidianas”.

 

“Ser escritor es algo natural e íntimo, aunque no por ello fácil ni exento de riesgo. Escribir me ayuda a ordenar mi mundo y restaura la importancia exacta de las cosas. Escribir para mí es un ejercicio vital que me empuja a observar y analizar todo lo que sucede alrededor; me convierte en mi mayor crítico y mantiene vivo mi deseo de aprender. Escribir alimenta mi necesidad de leer”. (visita su blog).

 

  • Audrey Dry – twitter

“Para mí ser escritor es escapar de la realidad, es una ventana a un mundo que solo conoces tú mismo, que creas para ti. Lo colmas de pensamientos que nadie conoce, lo adornas con detalles y le das pinceladas hasta que el lienzo está en equilibrio. Te evades de la realidad durante meses hasta que decides volver. Es entonces cuando lo compartes con los demás, cuando muestras al mundo el lugar en el que has estado durante tanto tiempo. Ser escritor es crear arte con tu corazón roto”.

 

  • Alberto Ibarrola Oyón – twitter

“Con la escritura, busco una comunicación especial con los lectores y compartir con los demás mi pensamiento. Escribo guiado por este juego de palabras y lema: “la ética de la estética y la estética de la ética”. Pienso que la literatura debe ponerse al servicio de una buena causa, aunque no soy tan ingenuo como para pensar que puede salvar al mundo. Estoy convencido, no obstante, de que el escritor no solo debe ser un artista, sino aspirar también a la intelectualidad, al saber con mayúsculas, un conocimiento que abarque diversas ramas: ciencia, historia, teología, política, filosofía, etcétera. Solo así podrá transmitir un mensaje que sirva a los demás para ser mejores y más felices”. (visita su blog).

 

“Ser escritora para mí es la oportunidad de liberar mi fantasía, de sentir y experimentar otras vidas a través de las historias que escribo y que de otra manera sería imposible. Por medio de las palabras, soy capaz de crear auténticos universos literarios para que sean después descubiertos y vividos por algún lector. Es algo muy emocionante dar forma con las palabras y conseguir así que los demás se evadan y disfruten con los mundos que has moldeado. Creo que es ahí, en donde está la magia de este oficio tan bello y del que cada día me siento más orgullosa y contenta de pertenecer”. (visita su blog).

 

  • Lucian F. Vaizer – twitter

“Para mí ser escritor es liberar tus pensamientos, sueños e ideas, dejar que fluyan y abandonen tu mente, para que visiten y exploren mentes ajenas. Una suerte de telepatía poética”. (visita su blog).

 

Nueva actualización

 

  • Dolores García Ruíz – twitter

“Desde mi punto de vista, hay un aspecto irrenunciable en la literatura como arte que es: la belleza. Una belleza que no debe quedar en la superficie, ni en amaneramientos del lenguaje, sino que surge desde las entrañas del autor de la obra donde ha gestado la historia que narra. Una belleza que es un sabor de boca final, una satisfacción cumplida al finalizar la última línea de una historia bien contada y que resuena en nuestro interior, aun cuando lo que cuente sea inverosímil o despreciable. Una obra literaria trasciende la mera evasión y conecta tanto con intelecto del lector, haciéndole reflexionar o reparar en realidades a través de su ficción, como con sus emociones con la capacidad de crear belleza a través del adecuado manejo del lenguaje y una prosa equilibrada y original, hermosa por desnuda o por sofisticada, pero nunca pretenciosa. Sin belleza, no hay literatura, sólo escritura”. (visita su blog).

 

 

Cada uno de ellos tiene su particular visión sobre qué es ser escritor/ra, quizás una de estas expresiones sea semejante a la tuya o quizás no, pero lo curioso es que en todos ellos existe una necesidad. La necesidad nos atraviesa para ser escritores, nos exige satisfacer nuestra carencia.

 


 

Y para ti ¿qué es ser escritor?

 

 

 

  •  
  •  
  •  
  •  
error: ¡NO copies!