En tus redes sociales
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Su reciente encíclica, sobre el medio ambiente, ha generado polémica entre políticos y conservadores estadounidenses

 

cita del cuento breve poste verdoso

 

 

 

3:39:51 PM

El día 18 de junio se dio a conocer la nueva encíclica del Papa Francisco: ‘LAUDATO SI (alabado seas), Sobre el Cuidado de la Casa Común’. En el documento papal, S.S. Francisco exhorta por un cambio radical, en el comportamiento humano, para salvar el planeta para las futuras generaciones. Su reinado pontificio se caracteriza por dichos y acciones polémicas, y la encíclica no es la excepción al aseverar ‘La culpa, por el calentamiento global, es el egoísmo humano’.

 

Principalmente la carta insta a los ricos a modificar su estilo de vida para evitar la destrucción del ecosistema de la Tierra, nuestra Casa Común. Para los ecologistas, el mensaje del Papa Francisco viene de maravilla, pues apostarán fuerte a que sus palabras estimulen significativamente a las naciones antes de la gran cita sobre la Conferencia Climática de la ONU, programada para diciembre de 2015, en París.

 

Por otro lado, varias partes del documento fue criticado por algunos conservadores estadounidenses, por la obvia razón que atenta contra ‘su seguridad y estilo de vida’. Incluso dos candidatos republicanos a la presidencia de los Estados Unidos descartaron el documento. Cabe recordar que en los últimos 50 o 70 años, la clase política está al servicio de unos pocos que controlan las economías.

 

Por consiguiente, el pueblo es consciente sobre quién o quiénes deben asumir una postura activa con decisiones claras, libres de intereses personales, para poner en marcha el tan mentado cambio en favor del ecosistema. El pueblo sí tiene la obligación y el deber de exigir, acompañar y actuar en pos del cuidado de nuestro único hogar, el cual será la herencia para las nuevas generaciones venideras. Quien no ha logrado comprender la problemática ambiental actual y sus consecuencias inmediatas y mediatas ni ha internalizado el hábito para cuidar y restaurar el equilibrio hombre-naturaleza, hombre-medio ambiente, hombre-tierra, ¿cómo puede estar en condiciones de exigir que su prójimo lo haga? El equilibrio no comienza de fuera hacia dentro. El equilibrio inicia desde nuestro Yo, desde nuestro convencimiento, desde nuestra supervivencia en y sobre la Tierra; sólo entonces, estaremos listos para levantar la voz y exigir.

 

¿Los Seres Humanos son culpables?

 

Parte de la respuesta esta expuesta en el párrafo anterior. Es conveniente agregar que ‘Los Seres Humanos somos responsables de nuestros actos y debemos asumir la responsabilidad de los mismos’, del más pequeño al más grande, del más pobre al más rico, del menos inteligente al más inteligente, la acción por mínima que sea tendrá un gran efecto en los demás.

 

Laudato si, cuidado de la Tierra

 

 

 

Asimismo, ‘La toma de decisiones, sobre las industrias que generan y/o participan del desequilibrio ambiental, no es competencia ni responsabilidad del pequeño, del pobre o del menos inteligente’. En ellos no recae la decisión. Los Seres Humanos que tienen la obligación de asumir la responsabilidad y tomar una decisión son los dueños de las industrias. Las decisiones transcendentales sobre los emisores de contaminación en toda la Tierra, es de unos pocos.

 

La encíclica del Papa Francisco tiene como objetivo la de inspirar a todo el mundo, no solo a los católicos romanos, para proteger la Tierra. El texto nos propone “La educación en la responsabilidad ambiental puede alentar diversos comportamientos que tienen una incidencia directa e importante en el cuidado del ambiente, como evitar el uso de material plástico y de papel, reducir el consumo de agua, separar los residuos, cocinar sólo lo que razonablemente se podrá comer, tratar con cuidado a los demás seres vivos, utilizar transporte público o compartir un mismo vehículo entre varias personas, plantar árboles, apagar las luces innecesarias”, pag 161.

 

Es decir, asumir la responsabilidad que nos corresponde con acciones cotidianas, y que sean capaces de motivarnos, hasta el logro de un estilo de vida.

 

La carta presentada para todo el mundo, sobre el cuidado del medio ambiente, inicia su fundamento con referencia a:

  • 1963, Papa Juan XXIII escribió la encíclica ‘Pacem in terris’, sobre el rechazo a la guerra y la transmisión de una propuesta de paz, dirigida no sólo al mundo católico, sino que la hacía extensiva ‘y a todos los hombres de buena voluntad’.
  • 1971, Papa Pablo VI refiere a la problemática ecológica como una crisis. ‘Una consecuencia dramática’ de la actividad descontrolada del ser humano. También habló a la FAO sobre la posibilidad de una ‘catástrofe ecológica bajo el efecto de la explosión de la civilización industrial’.
  • 1979, Papa Juan Pablo II en su primera encíclica ‘Redemptor hominis’, refiere que el ser humano parece ‘no percibir otros significados de su ambiente natural, sino solamente aquellos que sirven a los fines de un uso inmediato y consumo’.
  • 1988, encíclica ‘Sollicitudo rei socialis’; 1991, encíclica ‘Centesimus annus’; ambas de San Juan Pablo II mencionan la naturaleza y el hombre como una mutua conexión en un sistema ordenado.
  • 2009, Papa Benedicto XVI en su encíclica ‘Caritas in veritate’, alude a ‘la degradación de la naturaleza está estrechamente unida a la cultura que modela la convivencia humana’.
  • Reflexiones de innumerables científicos, filósofos, teólogos y organizaciones sociales que aportan su pensamientos a la Iglesia sobre las cuestiones de medio ambiente.
  • Otras Iglesias, fuera de la Iglesia Católica, como así también otras religiones.
  • El Patriarca Bartolomé quien expresa ‘en la medida en que todos generamos pequeños daños ecológicos, estamos llamados a reconocer nuestra contribución (pequeña o grande) a la desfiguración y destrucción de la creación’, diciembre de 2012.
  • San Francisco de Asís, pues es considerado el ejemplo por excelencia del cuidado de lo que es débil y de una ecología integral, vivida con alegría y autenticidad. Es el santo patrono de todos los que estudian y trabajan en torno a la ecología, amado también por muchos que no son cristianos.

 

La Encíclica del Papa Francisco se compone de 6 capítulos con temática propia en cada uno de ellos.

  • Capítulo I: ‘Lo que le está pasando a nuestra Casa’, pag 17.
  • Capítulo II: ‘Evangelio de la Creación’, pag 49.
  • Capítulo III: ‘Raíz Humana de la Crisis Ecológica’, pag 79.
  • Capítulo IV: ‘Una Ecología Integral’, pag 107.
  • Capítulo V: ‘Algunas líneas de orientación y acción’, pag 127.
  • Capítulo VI: ‘Educación y Espiritualidad Ecológica’, pag 155.

 

[slideshow_deploy id=’3271′]

 

 

Personalidades del Mundo

 

El Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, ha recibido con gran aceptación el documento “es una cuestión moral que requiere diálogo respetuoso con todos los sectores de la sociedad“, dijo en referencia al cambio climático.

 

Los grupos ambientalistas también elogiaron la encíclica del Papa Francisco, la presidenta de WWF Yolanda Kakabadse dijo “añade un enfoque moral muy necesario para el debate sobre el cambio climático”.

 

El líder de Greenpeace, Kumi Naidoo, destacó varios pasajes que piden políticas que reduzcan las emisiones de carbono, con medidas que sustituyan los combustibles fósiles por energías renovables.

 

Mientras que la mayoría de los conservadores escépticos, de Estados Unidos, han recibido la carta del Papa Francisco con mucha frialdad. Incluso dos candidatos a la presidencia (católicos romanos).

 

Jeb Bush ha criticado la encíclica, del Papa Francisco, sobre el tema del cambio climático. Su respuesta fue tan dura como desinteresada sobre la problemática del medio ambiente. Llegó a manifestar que el Papa no cambiaría su política, y que lo que tiene que hacer es dedicarse a hacer mejores personas, olvidándose de temas políticos. “No dejaré dictar la política económica por mis obispos, mis cardenales o mi Papa”, dijo Jeb Bush.

 

Rick Santorum, candidato presidenciable por EEUU, cuestionó si el Papa Francisco es creíble en el tema de la ciencia en relación al clima.

 

 

  •  
  •  
  •  
  •