En tus redes sociales
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El documento de la patente muestra los aterradores juguetes: un conejo y un oso de peluches, registrados en la Oficina de Patentes de USA

 

 

cita del cuento breve poste verdoso

 

1:00:27 PM

El equipo de I + D de Google había propuesto la fabricación de juguetes conectados a internet para que controlen electrodomésticos inteligentes. La compañía de Mountain View, California ha publicado la patente que describe dispositivos que giran la cabeza de los juguetes hacia los usuarios para escuchar lo que están diciendo, antes de enviar comandos a los servidores remotos.

 

 

La patente tiene 3 años de edad, febrero de 2012, pero fue descubierta hace poco tiempo por la firma de abogados en tecnología SmartUp. Ellos describieron la propuesta como “una de las patentes más espeluznantes que Google haya realizado”. Defensores de la privacidad se han unido para expresar su profunda preocupación.

 

La creciente inquietud social por el aterrador juguete ha logrado que personal de Google se exprese al respecto. Un portavoz de la empresa estadounidense no pudo decir si se trataba de un producto que aún está en etapa de desarrollo ni si existen planes futuros para la venta. “Nuestra compañía presenta solicitudes de patentes en una gran variedad de ideas que nuestros empleados traen. Algunas de esas ideas maduran con el tiempo en un producto o servicio real, otras no”.

 

El aterrador juguete de Google

 

control de dispositivos por el aterrador juguete

clic para ver más grande

 

 

En la patente Google describe cómo los juguetes se comunicarían con sus servidores para controlar los dispositivos en el hogar. Su inventor es Richard Wayne DeVaul cuya función es la de “Director de evaluación rápida y ciencia loca” en Google X (área secreta de la empresa) ‘Skunkworks’ del laboratorio de la compañía.

 

En la descripción técnica se puede leer que los juguetes incluirían micrófonos, altavoces, cámaras y motores como así también una conexión inalámbrica a internet. Una palabra determinada lo despertaría dirigiendo la mirada hacia la persona frente a él, y tendría la capacidad de verificar si la persona que habla hace contacto visual o no. El documento, además, refiere que el dispositivo podría responder tanto a un diálogo como a expresiones humanas como de interés, curiosidad, aburrimiento y/o sorpresa.

 

Según su inventor, DeVaul, escribió “Para expresar su interés, un dispositivo antropomórfico puede abrir los ojos, levantar la cabeza y/o fijar la mirada al usuario. En el caso de expresar curiosidad puede inclinar la cabeza, levantar ambas cejas y/o rascarse la cabeza con un brazo”.

 

Los bocetos incluidos en el documento, de Google, sugieren que ‘la máquina’ podría ser semejante a un conejo o un oso de peluche, considerando alternativas como dragones y formas de vida extraterrestre. La patente añade que el dispositivo debe hacerse ‘lindo’ para alentar a los niños de una familia para que interactue con él. Además, agrega, que todas las personas de diferentes edades pueden interactuar con los dispositivos antropomórficos de una manera natural con respecto a las tradicionales interfaces de usuario.

 

Como broche de oro, en el documento, añade que podría resultar tan popular que las familias desearían comprar varios para colocarlos en distintos ambientes del hogar, incluso en sus habitaciones.

 

La idea del “super juguete” de oso de peluche aparece por primera vez en 2001 con la película de Steven Spielberg “AI” (Inteligencia Artificial, en español). La película esta basada en el relato de ciencia ficción “Los superjuguetes duran todo el verano”, de Brian Aldiss. Aunque originariamente parte con el director Stanley Kubrik a principios de los años 70. El film se estancó en la etapa de desarrollo por que la imagen por computadora no tenía el avance tecnológico suficiente. En 1995 Kubrik otorga a Spielberg el guión de “A.I.”. Con el fallecimiento de Kubrik, en 1999, Spielberg da inició al proyecto.

 

Fundamentos del temor por el juguete

 

Desde SmartUp, Mikhail Avady manifestó “Pensé que pertenecía a una película de terror”. Incluso el grupo de campaña Big Brother Watch ha expresado su asombro “Las preocupaciones sobre la privacidad son claras cuando los dispositivos tienen la capacidad de grabar conversaciones y registrar la actividad”, dijo su directora Emma Carr.

“Los niños deben jugar en privado, y no deberían tener temor por este tipo de invasión pasiva de la privacidad. En estos casos es innecesario”, añadió Carr.

También fue consultado el Centro para la Democracia y la Tecnología (grupo de investigación que ayudó con las leyes de protección hacia los niños en Estados Unidos), manifestaron “[…] los padres tienen que ser ‘especialmente vigilantes’ en los próximos años con juguetes que salgan a la venta, sean o no de Google“.

“En general, la tecnología avanza, los mercados van a ofrecer un flujo constante de productos que empujan o rompen con las principales normas sociales, como la privacidad, y tantas otras”, dijo su director de asuntos europeos Jens-Henrik Jeppesen.

 

 

 

 

 

  •  
  •  
  •  
  •