En tus redes sociales
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

En últimas horas de ayer trascendió el hallazgo de un breve video del celular de una de las víctimas del avión siniestrado

 

Uno de los investigadores, de la catástrofe del vuelo 4U 9525 de Germanwings en los Alpes franceses, ha pedido que cualquier persona que tuviere en su poder la grabación del accidente fatal deberá entregarla a las autoridades correspondientes. El fiscal francés, Brice Robin, dijo que no tenía conocimiento de la existencia de un video, el mismo que fue reportado por varios medios de comunicación tanto de Francia como de Alemania. Dicho video muestra los últimos segundos previos a que la aeronave se estrellara por la acción de su copiloto Andreas Lubitz.

El día 31 de marzo pasado, Bild y París Match difundieron en sus noticias el hallazgo de un archivo de teléfono móvil que fue recuperado en la zona del desastre, y correspondería a una de las víctimas del avión de Germanwings. El diario alemán Bild y la revista de noticias francesa París Match dijeron que obtuvieron un video en el que no se ve con claridad los rostros de las personas, pero el audio se escucha con claridad a los pasajeros gritando. Ello implicaría que las personas a bordo estaban concientes de la situación y el terrible desenlace al cual eran llevados. En el último segmento del audio se escucha un sonido metálico golpeando la puerta de la cabina de vuelo, por lo que se supone que era el piloto intentando derribar la puerta con el hacha.

El fiscal Robin manifestó, a la prensa, que los investigadores aún no estaban examinando los teléfonos móviles que fueron hallados en el lugar donde se estrelló el avión de Germanwings; además, agregó, que él no estaba al tanto de todo el material, de los teléfonos, que ha sido recuperado. Por último aseveró “Cualquier persona con material de archivo debe entregarlo inmediatamente a los investigadores”.

 

Directivos de Lufthansa y Germanwings en el lugar

 

[slideshow_deploy id=’2820′]

 

Thomas Winkelmann, presidente ejecutivo de Germanwings, y Carsten Spohr, jefe de la empresa matriz de Lufthansa, volaron para visitar Seyne-les-Alpes este miércoles para inspeccionar las operaciones que se llevan a cabo en la zona donde aún se recuperan distintas partes del avión desintegrado. El jefe de Lufthansa dijo, en conferencia de prensa improvisada, que tomaría “mucho, mucho tiempo” para que los expertos puedan establecer las causas del accidente, además añadió “lo siento”, en alusión a los familiares de las víctimas, sobre lo ocurrido. Ambos directivos resaltaron que iban a seguir ayudando a los familiares de la víctimas durante el tiempo que sea necesario.

Cuando los periodistas del lugar comenzaron a preguntar sobre el conocimiento de Lufthansa de la enfermedad de Andreas Lubitz, ambos directivos se sintieron molestos y se negaron a responder las cuestiones planteadas. Ninguna de las víctimas fue encontrada intacta después del impresionante impacto a 700 km/h (430mph); no obstante, se ha logrado diferenciar con el análisis de ADN la identidad de al menos 80 personas. Aún sigue la búsqueda de la segunda caja negra.

Lufthansa ha creado un fondo de indemnización a las víctimas por 300 millones de dólares (279 millones de euros). Con ello quiere hacer frente al aluvión de demandas que se harán efectivas en las próximas semanas. Este fondo se suma a la ‘ayuda financiera rápida’ de 54.250 dólares que pagará la aerolínea Germanwings a las familias de las víctimas para cubrir gastos. “Es una ayuda que no se deduce de cualquier otra indemnización”, dijo Oliver Walter, director de Operaciones.

 

  •  
  •  
  •  
  •