En tus redes sociales
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    128
    Shares


 

2:26:18 PM

 

He leído por ahí: “mitos del escritor”. Y sin embargo, cuando indago sobre su significación, leo que mito “es un relato tradicional que refiere sobre hechos prodigiosos cuyos protagonistas son seres sobrenaturales o extraordinarios, llámese dioses, semidioses, héroes, monstruos o personajes fantásticos, los cuales explican una situación o un fenómeno”.

 

Para ser considerados como tales han de reunir unas características, y éstas varían según algunos autores que defienden sus puntos de vista para aseverar la función que debe cumplir un mito: 1. Funcionalista, para qué se usa el mito en la vida diaria. 2. Estructuralista, estudia la construcción del mito, en todos sus componentes, y cómo aparecen. 3. Simbolista, el mito es en esencia símbolo, y lleva a cuestas la carga psicológica de los arquetipos sociales. 

 

¿Si el mito es considerado una historia sagrada relatando hechos que se remontan a los principios del origen de este mundo? Entonces, ¿cuál es la historia sagrada que narra el hecho prodigioso del escritor? (si puedes saciar mi ignorancia sobre no saber lo que debiera saber, por favor, comenta al final del artículo).

 

Mito, allá vamos

 

Sospecho que la intencionalidad de “mitos del escritor” pudiera deberse a:

 

  • Dar una carga de sacralidad a su tarea.
  • Dimensionar su actividad.
  • Brindar cierto aire de intelectualidad.
  • La frase es bonita cuando es leída.
  • Mito, es una excelente “palabra clave” para posicionar en los motores de búsqueda en internet: google, bing, ecosia, baidu, duck duck go, otros.
  • Todos lo hacen (quienes tienen la posibilidad de escribir en un blog u otra plataforma online/offline).
  • Reforzar conceptos erróneos sabiendo que el lector no dedicará tiempo para investigar las fuentes de información.

 

Sí existen leyendas urbanas o creencias populares referidas a la actividad del escritor, incluso las relacionadas sobre la manera de abordar su trabajo.

 

Leyendas-populares-sobre-el-escritor

 

 

Leyendas urbanas o creencias populares

 

Las leyendas urbanas, también conocidas como creencias populares, son relatos que pertenecen al acervo popular. Contienen elementos sobrenaturales o no creíbles, y se apoya en la exageración, la distorsión o en una amalgama de datos ficticios. De fácil transmisión: boca a boca, y en la actualidad por medio del email o correo electrónico. Es usual encontrar en estos relatos una “moraleja”. Una leyenda urbana puede tener múltiples versiones como culturas existen en el mundo. 

 

Es muy fácil confundir tres conceptos, bien diferenciados entre sí: cuento, fábula y leyenda. En cuanto a leyenda, lo que concierne al artículo, tienen un origen en común con el mito (¿tal vez sea ello que confunda a quienes escriben artículos, y no su investigación?), puesto que tienen su génesis desde relatos verdaderos y poseen una funcionalidad etiológica, pero, las leyendas ocurren en tiempo real, histórico, en lugares tangibles, reconocibles por quienes oyen o leen, y en general, los protagonistas son reales.

 

 

el-guerrero-teatro-ebook-amazon

 

 

Escritor urbano

 

Existen variadas leyendas urbanas a cerca de los escritores, y con la apertura de las nuevas plataformas digitales, se han incorporado y se incorporarán nuevas historias, que con el paso del tiempo alimentarán el acervo popular para acrecentar la leyenda urbana del escritor, y por ende a su figura más reciente: el escritor indie.

 

Las 5 leyendas urbanas más comunes:

Cinco-leyendas-urbanas-sobre-escritores-urbanos
 

Cualquiera puede ser escritor

 

Una verdad irrefutable. Toda persona que haya concluido con la enseñanza básica, primaria, ha desarrollado y adquirido los conocimientos necesarios para la escritura, es decir, tiene la habilidad de escribir. Pero, ello no significa que tiene los saberes requeridos para contar una historia o relato. El escritor, cual alumno, debe practicar su técnica y estilo, asimismo, adquirir una variedad de recursos que enriquecerán sus novelas, cuentos, dramas o poesías. Para algunos escritores, la adquisición será más fácil que para otros.

 

El escritor nace,no se hace

 

Con esta premisa, debo presuponer que todo profesional nace, no se hace. No, no es así. Claro que existen excepciones a la regla, pero entramos en el terreno de la genética (este tipo de argumento se expone en la cinta “Gattaca”, de 1997), y en realidad existen pocos casos en relación al número poblacional. Como todo profesional, el escritor, debe adquirir conocimientos propios del área, y práctica… práctica… y más práctica; aunar teoría con práctica. 


 

 

 

Los escritores son unos vagos

 

Afirmación muy alejada de la realidad. Admito que esta leyenda urbana está alimentada por un sin número de pseudoescritores oportunistas, que vivían a expensas de otras personas o porque sencillamente la holgazanería era la forma de vida de esas personas o tal vez, en algunas culturas, no tener un trabajo fijo y socialmente estable era sinónimo de vago. En definitiva, los escritores no somos vagos. Debemos trabajar lo suficiente para lograr cierta reputación en base a nuestras producciones, y con ello obtener las ganancias necesarias para la manutención.

 

Para ser escritor hay que ser bohemio

 

Esta creencia popular está ligada a otra: los escritores son borrachos. El acervo popular cree que para ser un escritor es necesario vivir en los bajos fondos para tener nuevas experiencias y luego, escribirlas. Y un medio, que ayuda a ello, es la bebida excesiva de alcohol o incluso el consumo de algún tipo de estupefaciente o droga semejante. Es verdad que muchos de los  escritores reconocidos (Faulkner, Capote, Hemingway, Fitzgerald, otros) eran alcohólicos; pero, no es válida una conclusión generalizada basada en aspectos personales y entorno social que ellos frecuentaban. Existen dos elementos sociales que debemos diferenciar: exceso en la ingesta de alcohol y cultura alcohólica, su límite es muy delgado. En cada una de ellas está presente una serie de factores, que influyen sobre el individuo, tales como personales, laborales, fisiológicos, psicológicos y sociales. Consumir alcohol, en exceso, no otorga superpoderes para la creatividad; no se dejen engañar.

 

El escritor escribe cuando está inspirado

 

Esta leyenda popular considera que el escritor realiza su trabajo cuando alcanza un alto nivel de comunión entre su alma y lo sagrado, es decir, las musas alimentan su creatividad. La creencia está cargada de misticismo, de misterio. En realidad, el escritor debe trabajar o de lo contrario lo fagocita el sistema; sin producción no hay remuneración. Nuestro trabajo consiste en escribir, todos los días, lunes a sábados (como en mi caso). Varios escritores buscan motivaciones para hacer su labor, como por ejemplo: una foto, un cuadro, una canción, un paisaje, un viaje, etc. Además, es necesario distinguir entre inspiración y motivación, pues son conceptos diferentes y, definitivamente, no somos asistidos por musas. A fin de mes hay que pagar servicios e impuestos.

 

Bonus track sobre la nueva figura del escritor indie.

El escritor indie es pobre y mediocre

 

Una sentencia muy fuerte para quienes desconocen la realidad. Primero se debe conocer cómo nace el movimiento indie, porqué y para qué (clic en el enlace para leer el artículo referido al escritor indie). El término es la abreviatura inglesa de la palabra “independent”, que significa independiente, escritor independiente. Ser escritor indie es una decisión asumida por miles de escritores contra la censura de las editoriales más reconocidas, quienes establecen las pautas sobre qué temas se pueden publicar para mantener cierta masificación de la cultura. Los escritores independientes no somos pobres ni mediocres, puesto que debemos asumir los costos para la publicación de nuestro libro y/o ebook, en las diferentes plataformas digitales, entre otros: corrección ortotipográfica y de estilo, traducciones, publicidad, diseño de cubierta (aquellos que no saben o delegan sobre diseño y manejo de herramientas), artículos, notas de prensa, marketing y otros. La mediocridad la establecen los grupos de poder al frente de las grandes editoriales, y nosotros, los escritores independientes, escribimos sobre todo tipo de tema que ocupa y preocupa a la sociedad, aún a riesgo de ser censurado. Todos los escritores indies son muy buenos, no; todos son mediocres, no.

 

 


 

¿Qué otras leyendas urbanas conoces sobre el escritor?

 

 

  •  
  •  
  •  
  •