En tus redes sociales
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    192
    Shares


 

2:27:20 PM

 

¡Qué curioso! Durante más de una semana he estado pensando en la palabra bloqueo. Y creo estar seguro que no es algún capricho personal ni tampoco alguna especie de animadversión hacia dicha palabra. Incluso rechazo de plano una efusiva psicosis progresiva por cada una de las letras que conforman el vocablo. Si lo pienso bien, estoy casi seguro que en algún blog he leído sobre el tema.

 

¡Qué curioso! Puedo recordar, sin temor a equivocarme, cada uno de los nombres de mis hermanos y sus hijos, y puedo añadir a esa lista los nombres de los hermanos y hermanas de mi madre, conjuntamente, con cada uno de sus hijos, es decir mis primos. Y con un leve esfuerzo vienen a mi memoria las provincias y ciudades donde están radicados.

 

¡Qué curioso! Si cierro mis ojos puedo evocar los paisajes de las ciudades donde viven todos ellos. Logro ver las olas pronunciadas del río Paraná, por el fuerte ventarrón que arrecia la costanera, allá por Santa Fe, junto a la algarabía de pescar un surubí. El paseo dominguero para rondar la plaza, en Esperanza, con el anhelo de conocer alguna moza para que la invite a tomar un helado. Descubrir el intríngulis laberíntico arquitectónico, de la ciudad de las diagonales, en La Plata.

 

 

bloqueo-del-escritor-causas

 

 

Como escritor debo ser un desastre. ¡Cómo olvidar dónde he leído sobre el bloqueo! Bien, trataré de organizar mis ideas.

 

  • Escribir en una lista, papel o word, familias de palabras de “bloqueo”.

 

  • Lluvia de ideas sobre el bloqueo.

 

  • Diccionario: buscar su significado.

 

  • Lectura de: “Los Forzadores del bloqueo”, de Julio Verne.

 

  • Buscar definiciones de: bloqueo comercial, bloqueo político, bloqueo naval, bloqueo emocional, bloqueo de tuberías, bloqueo de calles, bloqueo de las vías respiratorias y bloqueador solar.

 

  • Pasear a Mocka, la mascota labradora de casa (es una actividad placentera que favorecerá cierto grado de relajamiento y, por lo tanto, recordaré dónde he leído sobre el bloqueo).

 

  • Tomar una moca caliente con chocolate negro, crema y chispas de chocolate (también es placentero y puede relajarme si falla la actividad anterior).

 

  • Si todo lo anterior no genera resultados positivos, seguir escribiendo sobre el bloqueo del escritor.

 

 

¡Eso era! Había leído un artículo sobre el bloqueo del escritor.

 

 

el-guerrero-teatro-ebook-amazon

 

 

Bloqueo del escritor

 

Edmund Bergler, psiquiatra austríaco, la describe en 1947, pero en los años 70 y 80 recién llega la investigación en este campo. La condición del bloqueo del escritor no se atribuye a todos los escritores, hay quienes nunca la padecerán. Las causas pueden ser muy variadas, pero algunas de ellas están relacionadas a circunstancias personales en la vida de los escritores, algunas pueden ser: enfermedades, depresión, estrés, muerte de una persona muy allegada, baja autoestima, pérdida del trabajo, problemas económicos, divorcios, rupturas amorosas, adicciones, entre otras.

 

Algunos escritores no pueden soportar la fuerte presión ejercida por los editores que los representan o las editoriales para las cuales trabajan. Las exigencias de entregas de sus trabajos: fecha límite, género, tema establecido, solo favorecen las condiciones para que un bloqueo se presente en el umbral de su creatividad. De seguro que también existen escritores que trabajan muy bien bajo presión, y sin ella, nada pueden producir.

 

Es obvio que el bloqueo del escritor es un tema exclusivo de la medicina, psicología y la psiquiatría. Pues donde el escritor no logra ver las causas, pero si la consecuencia, los profesionales de la salud ponen al descubierto las limitaciones propias del escritor. Descubrirse a sí mismo como escritor es fundamental y primordial en esta tarea, que exige de procesos creativos, que en algunas ocasiones (los más visionarios) resultan en cosas inexistentes. En el mundo existen varios ejemplos de ellos, solo mencionaré a Julio Verne, quien realizaba descripciones de artefactos que aún no existían en su época.

 

La naturaleza de nuestra profesión requiere de una auténtica libertad de imaginación puesta al servicio de la creatividad. Si algún aspecto de nuestro ser integral no está en equilibrio, difícilmente, logremos crear relatos para el deleite de los lectores.

 

La neuróloga Alice W. Flaherty quien ha escrito el libro “La Enfermedad de medianoche: la unidad para escribir, el bloqueo del escritor y el cerebro creativo”, ISBN 13: 9780618230655, refiere sobre la capacidad humana, el deseo y la compulsión por escribir. Partiendo de la hipergrafía al bloqueo del escritor. Aquí es obligatoria una salvedad, no confundir escritor prolífico y escritor con hipergrafía. La característica principal para diferenciar uno de otro es que quien padece de la “enfermedad de medianoche” renuncia a sus deberes, a sus otras necesidades y a sus realizaciones de la vida. Es una persona que escribe compulsivamente durante todo el día, es una adicción.

 

 

Cómo supero el bloqueo del escritor

 

 

como-desbloquear-candado-del-escritorTodo dependerá del tipo de bloqueo por el cual estás atravesando. Pero en este caso me referiré al bloqueo del orden cotidiano (en grado leve) como resultado del tipo de vida de las ciudades modernas, con sus pros y sus contras, que deterioran nuestra calidad de vida por la incesante contaminación ambiental, sonora y visual, a estos se suman los problemas de orden social, político, financiero y laboral, lo cual conforman un caldo de cultivo que va levando en nuestra vida de relación hasta alcanzar cierto grado de estrés, tensión, ansiedad, cansancio, intolerancia e irritabilidad.

Lo que debes considerar:

 

  1. Reconoce la condición del bloqueo del escritor.

 

  1. Identifica la causa del bloqueo por la que atraviesas.

 

  1. En caso de que la causa tenga un origen grave, no dudes en recurrir a un profesional idóneo.

 

  1. Habla con tu entorno familiar o con quien convivas en el hogar sobre el bloqueo que estás atravesando.

 

  1. Nunca rehúyas o niegues la condición que padeces, con el tiempo puede agravarse.

 

  1. Escribe en no más de 15 líneas sobre lo que estás sintiendo a causa del bloqueo. Desahoga tus sentimientos desde la escritura.

 

  1. Deja a un lado la autoexigencia para escribir “la novela” de tu vida.

 

  1. Nunca boicotees tus habilidades, es decir, no te convenzas a ti mismo que lo que escribes es mediocre, inservible y de mal gusto. Termina tu relato y luego busca la opinión del lector cero (pueden ser 2 o 3), y realiza los cambios pertinentes.

 

  1. Modifica tu estructura de trabajo, rompe con la rutina.

 

  1. Establece una nueva organización para tu proceso creativo.

 

  1. Cambia de lugar, de trabajo, en tu casa o donde sueles escribir.

 

  1. Realiza lecturas diarias en base al material que tienes escrito.

 

  1. Después de cada lectura diaria escribe en un borrador o en word una síntesis, esto te ayudará a retomar la historia y favorecerán nuevas ideas.

 

  1. Lee alguna novela afín a tu relato.

 

  1. Realiza lecturas adicionales sobre la problemática del protagonista y antagonista, recurre a libros de filosofía, ética, psicología, sociología y otros.

 

  1. Escribe cosas diferentes, como por ejemplo algún artículo para tu blog.

 

  1. Imagina la vida de tus personajes.

 

  1. Si nunca has escrito con música, intenta hacerlo según tus gustos musicales.

 

  1. Asiste a eventos sociales: cine, teatro, museos, galerías, reuniones familiares, de amigos o vecinos.

 


 

¿Y tú, has padecido alguna vez el bloqueo del escritor? ¿Cómo lo has superado?

 

  •  
  •  
  •  
  •  
error: ¡NO copies!